3 tips para diseñar cursos e-learning exitosos

Los expertos estiman que el aprendizaje en línea es una tendencia en crecimiento, y será de gran importancia y valor para la capacitación empresarial e individual en los próximos años. De acuerdo al estudio “Transforming formal learning” de Towards Maturity, el 92% de las personas desea oportunidades de interacción relevantes y desafiantes con los materiales ofrecidos en los cursos en línea. Es por esto que maestros, consultores, especialistas en capacitación y empresas, deben estar preparados para crear una experiencia educativa virtual integral. Pero, ¿cómo hacerlo?

Para diseñar cursos e-learning exitosos, memorables y altamente efectivos, que cumplan con las expectativas de los potenciales usuarios, deberán tomar en cuenta los siguientes tips:

1.- Considerar el diseño  

En la educación en línea es muy común enfocarse al 100% en la temática, y no en el aspecto que tenga el material de apoyo y la herramienta que utilizaremos.

Se debe considerar que la plataforma que se elija sea intuitiva y con un diseño limpio y ordenado y centrado en el usuario. Un aspecto confuso de la herramienta e-learning llevará a una experiencia de aprendizaje igualmente confusa y poco efectiva. De acuerdo a estudios de las universidades de Newcastle y Sheffield, de las personas que interactúan con una herramienta digital, 94%  la juzgan únicamente por su diseño visual. Esto quiere decir que la opinión o percepción de una oferta de capacitación podría verse perjudicada si la plataforma y sus contenidos no son visualmente estéticos.

Los contenidos del curso tienen que ser ricos e informativos, pero también atractivos visualmente; si éstos son poco claros y con un diseño deficiente, podríamos entorpecer el aprendizaje y lo que deseamos comunicar se distorsionaría. Factores como el tamaño de letra, espacio o alineación en los textos, colores y contrastes en las presentaciones, o la calidad de las imágenes o videos que se utilicen, tienen una gran influencia en la percepción del usuario del curso en línea, y por tanto en el aprendizaje que tendrán al final.

2.- Sacar ventaja de las herramientas

Los días en que se pensaba que los cursos e-learning eran aburridos y poco interactivos acabaron; existen soluciones tecnológicas para cada objetivo o necesidad. La clave es conocer a fondo nuestra plataforma y sacarle jugo a sus características para potencializar la experiencia de aprendizaje.

¿Cuenta con foros? Agenda una plática de discusión en grupo; ¿Puedes aplicar tests? No esperes hasta el final y ve evaluando cada módulo del curso; ¿Tienes opción de impartir un webinar? Incluye una sesión para explicar los temas más complejos.

Además también es importante explorar las ventajas y features que hagan más fácil el trabajo como instructor. Por ejemplo, debemos revisar si la plataforma cuenta con la opción de contenidos autogestionables, si el alojamiento de ésta es en la nube y así olvidarse de instalar programas, o si cuenta con la incorporación de e-commerce para el pago de la oferta de capacitación.

3.- Incluir variedad de formatos

Las personas aprenden de diferentes maneras y también debemos recordar que dependiendo de la habilidad o conocimiento que se desee transmitir, es cómo se debe adecuar el contenido.

Por ejemplo, los videos y las imágenes son una excelente opción para la enseñanza de tareas técnicas o manuales y procesos complejos que requieren de una representación visual para entenderlas. Los textos, como e-books o artículos, ayudan a desarrollar habilidades conocidas como soft skills o habilidades blandas, como lo son el liderazgo o atención al cliente, dado que impulsan el análisis y razonamiento. Los tests y foros de discusión son interactivos y fomentan la retroalimentación entre 2 o más personas; además de acuerdo al informe “A new model for Corporate Learning” de SAP,  los contenidos generados por los propios usuarios son parte de las características clave de la transformación educativa digital del futuro.

Hay que explorar otras opciones como podcasts, juegos, instructivos, infografías, gifs, checklists y casos de estudio. La clave es examinar y estudiar el plan del curso e identificar cómo se podría sacar el mayor provecho de cada tema.

En resumen, la combinación ganadora para un curso de e-learning efectivo consiste en crear contenidos de calidad, elegir la mejor tecnología (y sacarle provecho) y ponerse en los zapatos de los usuarios.  Lo mejor de la tecnología es que está en constante evolución y mejora, y la educación en línea es un área que tiene mucho potencial y futuro.

Compartir:
Comentarios
Novedades

Suscríbete al Newsletter de yeira y recibe información relevante de la plataforma así como consejos para crecer tu oferta de capacitación en línea.


©2018 Yeira® E-learning S.A. de C.V. Todos los derechos reservados.