4 Errores que debes evitar a la hora de promocionar y vender tu producto e-learning

Fecha de publicación: 11/05/2022
por Rosana Compagnone, Especialista en entrenamientos digitales y diseño de experiencias de aprendizaje
Ha escrito 1 Blogs

Finalmente decidiste crear ese curso en línea después de considerarlo durante mucho tiempo, y ha llegado el momento de ofrecerlo en venta. ¿Sabés por dónde empezar? ¿Ya conoces tu mercado objetivo? ¡Sigue leyendo si quieres estar preparado para enfrentar los desafíos de vender un curso en línea!

Tienes una idea con mucho potencial comercial, o una habilidad que está en alta demanda y decides monetizar tu conocimiento con una oferta de aprendizaje en línea. Te llenas de valor, le dedicas horas de tiempo y esfuerzo, creas un curso en línea “todo-en-uno” con contenido de valor y lo lanzas al mercado con la certeza de que tu venta será exitosa.

Pasan los días y las semanas, y ese maravilloso curso al que le dedicaste tiempo, dinero y mucho esfuerzo no se está vendiendo. ¿Pero por qué? ¿No está el aprendizaje en línea en auge en todas partes del mundo? ¿Por qué tu curso no forma parte de esa tendencia creciente?

Puede haber cientos de razones por las que tu curso no se está vendiendo como esperabas, y en este artículo vamos a cubrir las más comunes que enfrentan los creadores de cursos digitales. Solo recuerda que no existe una forma correcta o incorrecta de hacer algo, todo va a depender de tu curso y mercado objetivo. Pero existen tendencias y prácticas de industrias que te pueden ayudar a monetizar tu producto digital.

¡Suficiente de introducción! Estas son las principales razones por las cuales tu curso en línea no se está vendiendo (¡Ojo! No están en orden de importancia):

  1. Nadie conoce tu oferta o no hay suficientes personas que la conozcan: no lo estás promocionando bien.
  2. No está claro cómo tu curso ayudará a las personas: tiene resultados de aprendizaje confusos.
  3. Es demasiado barato o caro: la métrica precio-valor no es correcta.
  4. Tu contenido no es apto para e-learning: Contenido eLearning de bajo impacto.

Pero, ¿cómo solucionar estos problemas? He aquí una guía sobre cómo solucionarlos y hacer que ese curso sea un producto digital exitoso en ventas. ¡Empecemos!

1. Tu estrategia de marketing no está funcionando

Puede tener varios problemas: no hay suficientes personas que conozcan tu curso, las personas equivocadas lo conocen o simplemente nadie lo conoce. También puede estar relacionado con tu estrategia de lanzamiento o incluso con tu página de ventas. Exploremos los más comunes:

  • Tienes una estrategia de marketing pero no es la adecuada. Es posible que no estés promocionando tu curso lo suficiente para convertir a interesados en compradores (alcance insuficiente). Por otra parte, puede ser que estés promocionando a las personas equivocadas (audiencia equivocada). La última posibilidad, y espero que éste no sea el caso, es que no estés promocionando tu curso en absoluto. Analiza tu alcance y la audiencia objetivo, y haz los cambios necesarios.
  • Tu estrategia de lanzamiento no se alinea con tu curso. Elige una fecha de lanzamiento tomando en cuenta si tu curso incluye reuniones semanales tipo “MasterClasses”, sesiones de apoyo o coaching, o simplemente si quieres crear generaciones para garantizar la calidad de tu curso. Estos  formatos te permitirán trabajar tu contenido con un grupo más pequeño y exclusivo. Por otra parte, si tu curso está diseñado para que los estudiantes vayan a su propio ritmo, y todo el contenido ya está disponible, un lanzamiento simple será suficiente.

  • Puedes también considerar un pre-lanzamiento con un grupo más pequeño o con una versión “beta” de tu curso. Esto te dará una buena idea de quién necesita el curso y por qué. La información que obtendrás de éste ejercicio te permitirá refinar tu estrategia de mercado, ajustar tu audiencia objetivo y aumentar las probabilidades de un lanzamiento oficial exitoso.

 

2. Los resultados del aprendizaje no están claros o son confusos

Escribir los resultados del aprendizaje no es una tarea fácil y, si no lo has hecho antes, en realidad puede ser desalentador. Una regla general es mantenerlos centrados en el alumno y lo más simples posible.

  • No confundas los resultados de aprendizaje con los objetivos. Los resultados del aprendizaje indican lo que los alumnos lograrán al final del curso y por qué el contenido es relevante para los alumnos. Son específicos, medibles y procesables.

  • Los resultados del aprendizaje son específicos y contextualizados. Responde las siguientes preguntas cuando las escribas: QUÉ aprenderán, CÓMO aprenderán y CUÁNDO sucederá. Usa las respuestas para informar a los alumnos sobre qué pueden esperar de tu curso.

  • No necesitas enseñar a tus alumnos TODO sobre un tema. Comienza con los resultados del aprendizaje y aplica ingeniería inversa a la idea o habilidad que estás enseñando. Lo importante en este paso es incluir única y exclusivamente el conocimiento y la práctica que necesitan tus alumnos para alcanzar los objetivos de aprendizaje. Todo lo demás puede quedar fuera, por ahora.

Ejemplo: “al final del curso, los alumnos podrán analizar un estudio de caso, compararlo con las reglas pertinentes aplicables y recomendar un curso de acción para el cliente.”

3. Tu contenido no es compatible con el e-learning

Ya olvidé el número de cursos que he comprado y que su único contenido era una lista interminable de videos (de una hora o más) y "hojas de trabajo“ ¡Perdí todo ese dinero! Nadie debería perder tiempo y energía viendo videos de 1 hora de duración que sólo tienen uno o dos consejos valiosos de información relevante.

  • Desglosa tus objetivos de aprendizaje en módulos. Cada módulo debe incluir una idea principal o un paso que ayudará al estudiante a alcanzar los objetivos de aprendizaje. De esa manera, tu curso está organizado para que cada etapa o paso de lo que está enseñando esté almacenado en módulos separados.

  • Sigue la tendencia del microaprendizaje. ¿Por qué? porque te permite desglosar el contenido de tus módulos en “bocados” de información digerible que mantendrá a tus alumnos comprometidos y motivados. Después de todo, está demostrado que las personas prefieren ver 5 videos de 10 minutos a 1 video de 50 minutos.

  • El video es actualmente la manera más común de consumir contenido, pero es importante conocer el formato adecuado dependiendo del tipo de información y actividad. El audio es ideal para historias, debates y anécdotas. El texto es ideal para guías, comparaciones, hojas de referencia y libros de trabajo. Recuerda mantenerlo accesible con transcripciones de todo el audio.

4. Es demasiado barato... o demasiado caro

Si este es tu primer o incluso tu segundo curso, este podría ser un problema que estás teniendo. Encontrar el precio “perfecto” para tu curso es una tarea difícil si no tienes ningún punto de referencia.

  • Primero decide lo que quieres lograr con el curso. ¿Quieres alcanzar un mercado lo más amplio posible sin enfocarte en ganancias? Pon un precio accesible para cualquier persona. ¿Quieres generar un buen margen de ganancias a mediano plazo? Encuentra un precio competitivo en el que las personas no tengan que pensarlo mucho antes de comprar (ej: $10 USD) Y si estás enfocado netamente en los ingresos, puedes experimentar con precios más altos y ajustarlos dependiendo de la demanda del curso.

  • Encuentra otros cursos que tengan una estructura, tema o valor agregado similar, y utilízalos como punto de referencia para el precio de tu curso. Mientras estás haciendo este trabajo de investigación, analiza qué tiene tu curso que no tienen los otros, qué te diferencía de las demás ofertas y utiliza estos datos para justificar tu precio.

  • Hay que ser flexible con los precios, pero siempre apunta más alto que más bajo. Puedes experimentar con reducciones de precios o "rebajas" para ver cómo reacciona la gente y si hay un aumento en la demanda. Otra estrategia es ofrecer una primera versión del curso a un precio accesible y si observas una alta demanda, puedes ofrecer una segunda versión mejorada y más detallada.

  • Echa un vistazo al modelo de suscripción y comprueba si es el adecuado para tu curso. Si quieres incluir una comunidad de aprendizaje como parte de tu curso, o deseas ofrecer un espacio de aprendizaje curado a tus alumnos, un modelo de suscripción podría ser el adecuado para ti.

Conclusiones

En los productos e-learning, ¡nada está dicho! Existen muchos factores que pueden influir en la venta de tu cursos online, en muchas ocasiones puede tratarse de un solo problema o el conjunto de varios, pero, ¡no te detengas! El secreto está en mantenerse cerca de tu audiencia objetivo, comparar tu curso con la competencia y realizar pruebas para mejorar tu producto e-learning. Solo así, tendrás una oferta ganadora.

Si estás listo para llevar al siguiente nivel tu oferta de e-learning, comienza con Yeira ahora, podrás vender tus cursos en línea con tu propia marca y crear contenidos altamente interactivos e innovadores que te harán destacar de tus competidores. 

¿Crees que hay otras razones por las cuales no estás pudiendo vender tus cursos online? ¡Compártelas en los comentarios!

 

Compartir:
Comentarios

Estás a un paso de transformar tu oferta de cursos

Con Yeira, házlo fácil y rápido

Novedades

Suscríbete al Newsletter y recibe información relevante de Yeira, así como consejos prácticos para que lleves al siguiente nivel tu oferta de e-learning.


©2022 Yeira® E-learning S.A. de C.V. Todos los derechos reservados.