ADDIE y SAM: dos modelos de diseño instruccional para tu oferta e-learning

por Adriana Caballero, CEO & Cofounder en Yeira®

Especialista en tecnología educativa y diseño de experiencias de aprendizaje en línea. 

Ha escrito 8 Blogs

Uno de los retos más frecuentes al momento de crear contenidos para tu cursos en línea es contar con un modelo de planificación que te ayude a generar recursos didácticos que se vinculen con los objetivos de formación que persigues y, sobre todo, que te ayude a optimizar tus recursos.

 

Por ello, en este artículo te platicaremos un poco sobre el diseño instruccional, y su importancia para tu oferta e-learning, y te presentaremos dos modelos que te ayudarán a crear contenidos de forma sistemática, que puedes empezar a usar hoy mismo. 

 

El diseño instruccional, un aliado para el e-learning

 

Quizás ya has oído hablar del diseño instruccional, pero por si no te queda muy claro de que se trata, piensa en él como una disciplina que se encarga de planificar, orientar y dar estructura, tanto a planes y programas de formación como a recursos didácticos.

 

Para realizar esta tarea, los diseñadores instruccionales se centran en tres aspectos que te recomendamos tener en cuenta al momento de crear o hacer crecer tu oferta e-learning: la visión o enfoque pedagógico que sustenta tu oferta de formación, las características y necesidades de tus usuarios y los objetivos de formación que quieres alcanzar. 

 

  • El enfoque pedagógico te ayudará a definir la manera en que se propondrán las dinámicas de enseñanza-aprendizaje y te permitirá visualizar cómo será este proceso dentro de tus cursos en línea; si aún no tienes claro qué enfoque pedagógico emplear en tu oferta de formación, te recomendamos nuestros artículos dedicados al conectivismo y el aprendizaje social, dos enfoques clave para el e-learning
  • Una vez definido el enfoque, los diseñadores instruccionales identifican las características y necesidades de los usuarios para poder establecer rutas de aprendizaje de acuerdo con sus perfiles; si aún no conoces o quieres detallar el perfil de tus usuarios, nuestro artículo sobre cómo crear tu buyer persona te será de gran utilidad. 
  • Por último, los objetivos de aprendizaje son fundamentales pues ayudan a centrar la atención sobre la meta que quieres lograr con tu oferta de formación en línea, así que mantenlos siempre presentes y trabaja en función de ellos; si estás iniciando tu oferta de formación, no olvides revisar cuales son los 5 puntos clave para crear tu primer curso en línea.

 

Una vez identificados y definidos estos tres aspectos, los encargados del diseño instruccional de un programa de formación o, incluso, de un curso en específico emplean diversos métodos de trabajo al momento de crear materiales didácticos, dos de los más importantes son el modelo ADDIE y el modelo SAM, y ambos puedes aprovecharlos para hacer crecer tu oferta e-learning.

 

Modelo ADDIE

 

Este modelo es un clásico en el diseño instruccional, su importancia radica en que es uno de los más antiguos y más utilizados en todo el mundo. Se trata de un modelo que consta de cinco fases

 

  • Análisis.- Durante esta fase se evalúan las necesidades y objetivos de formación, se establece qué es lo que se busca que los usuarios aprendan y los contextos de formación que se deberán afrontar. 
  • Diseño.- Con la información obtenida en la fase de análisis, se establecen rutas de enseñanza-aprendizaje, se definen los materiales didácticos, se planifican y se definen aspectos como la duración y estructura de las sesiones.
  • Desarrollo.- Durante esta fase se crean todos los contenidos que se definieron como necesarios en la fase de diseño, se crean materiales didácticos, cursos, recursos de evaluación y dinámicas de aprendizaje. 
  • Implementación.- En esta fase del modelo, los materiales que se desarrollaron en las fases anteriores son empleados en un escenario real de aprendizaje; es decir, se ejecutan los planes y programa diseñados.
  • Evaluación.- Por último, se realiza una evaluación sobre la pertinencia de los planes y materiales implementados para el diseño de cursos posteriores. 

 

Pese a ser uno de los modelos más utilizados en el diseño instruccional, el modelo ADDIE presenta algunos inconvenientes: 

 

  • Se trata de un modelo lineal en que el cada fase depende directamente de la anterior lo que lo vuelve un modelo poco flexible,
  • La evaluación tiene lugar sólo al final de todo el proceso, por lo que no permite mejorar en el camino, es decir, tendrás que recorrer todas las fases con el gasto de recursos que esto implica, para conocer qué es lo que podrías mejorar.

 

Modelo SAM

 

El modelo de aproximaciones sucesivas (SAM, por sus siglas en inglés) es una propuesta que ha ganado terreno en los últimos años dentro del diseño instruccional, esto se debe a que atiende y corrige los dos problemas del modelo ADDIE, pues a diferencia de este, se trata de un modelo iterativo, es decir cíclico, y dinámico que permite perfeccionar tus recursos sobre la marcha, optimizando recursos.

 

La idea principal detrás del modelo SAM es que ningún producto es perfecto y que ningún recurso queda como lo necesitamos al primer intento. Por ello su propuesta principal es que en la medida en que realices diversas versiones de tus materiales te irás aproximando a la versión deseada. 

 

A grandes rasgos, el modelo SAM funciona de la siguiente manera: 

 

  • Se compone de ciclos que a su vez se componen de tres fases: diseño iterativo, desarrollo iterativo e implementación y durante cada fase lleva a cabo una evaluación que permite afirmar o modificar las decisiones que se toman, con el propósito de mejorar los materiales. 
  • A término de cada ciclo, es decir, de llevar a cabo las tres fases, se obtiene una versión del material deseado (versión beta) y esta versión será la base para el siguiente ciclo del cual se obtendrá una segunda versión más cercana al producto final deseado (versión alfa) y así sucesivamente hasta que el resultado sea el mejor posible.

Es importante mencionar que dentro de este modelo, puedes llevar a cabo tantos ciclos como creas necesarios para ir perfeccionado tus materiales, recuerda que de cada ciclo deberás obtener una versión diferente y mejor en algún aspecto que la anterior. 

 

 

Las ventajas de utilizar el modelo SAM son que te permite evaluar y detectar errores en fases tempranas del desarrollo de tus materiales y cursos, lo que te brinda la posibilidad de corregir de manera que puedas optimizar el uso de tus recursos, y que, al ser iterativo, se puede implementar directamente en un contexto real de aprendizaje y corregir según se vaya progresando. 

 

Ahora que conoces estos dos modelos, ¿cuál crees que se adapta mejor a tus necesidades de desarrollo de contenido? ¡Platícanos tu experiencia en los comentarios!

Compartir:
Comentarios

Olvídate de la tecnología y enfócate en tus contenidos.

Yeira se hace cargo de todo por ti.

Novedades

Suscríbete al Newsletter de Yeira y recibe información relevante de la plataforma así como consejos para crecer tu oferta de capacitación en línea.


©2020 Yeira® E-learning S.A. de C.V. Todos los derechos reservados.